Descripción del Producto

[Provisional]

Al igual que sucede con muchos autores brasileños, João Guimarães Rosa (Cordisburgo, Minas Gerais, 1908-Río de Janeiro, 1967) se dedicó a la literatura después de haber tenido otra profesión, en su caso la de médico; y como sucede en otros casos, también fue diplomático. Estas dos actividades, ajenas a la escritura, le permitieron conocer regiones geográficas como el sertón, que es el lugar de la acción de sus historias, así como diversas ciudades de Brasil y de otros países, lo que contribuyó a ampliar su horizonte vital y a que conociese nuevas culturas y otros lenguajes. También a relacionarse con personas de toda índole y condición, aspectos fundamentales para configurar el bagaje de un escritor, que le ayudaron a comprender su mundo, otras realidades ajenas a él y el interior del alma humana. En sus obras, de hecho, Rosa no esquivó la alusión a cualquier tipo de circunstancia, algunas incómodas en su época como el adulterio, la violencia familiar o la homosexualidad, y estuvo comprometido con las causas humanas y sociales. Se cuenta que siendo vicecónsul en Hamburgo durante la Segunda Guerra Mundial, consiguió salvar de la muerte a muchos judíos a los que firmó visados para que pudieran huir a Brasil, cuando lo más fácil, y lo más seguro para él, hubiese sido mirar para otro lado.