Descripción del Producto

La capilla de San Jerónimo se distinguió por ser el lugar celebrativo y de oración por excelencia entre el gremio académico. Al ciclo litúrgico, se une el ciclo festivo, que se irá complicando a lo largo del siglo XVII, junto con las celebraciones extraordinarias que en muchos casos coinciden con los grandes acontecimientos de la Monarquía: natalicios, defunciones y visitas regias. Esta obra ha querido, a través de fuentes de primera mano (Libros de visitas, Inventario de la Capilla, Libros de descargo, etc.), extraer y ofrecer una rica información para conocer el edificio, los ornamentos y tapicerías dedicados al culto, la orfebrería, mobiliario o libros para el servicio litúrgico. También conocer el personal vinculado a la Capilla, sus funciones y reglamento (el espectro abarca desde los capellanes hasta el barrendero o el relojero). Sin duda, los epígrafes que más pueden interesar al lector son los dedicados al culto y los aspectos de piedad, en los que se hace un repaso por las festividades y celebraciones más genuinas de la Academia o las problemáticas en torno a la muerte y las honras fúnebres reguladas con minuciosidad. La petición a Salamanca de informes para las beatificaciones o canonizaciones son una constante en la documentación consultada y aparecen ejemplarizada con el caso de D. Alonso de Madrigal, el Tostado, o santa Teresa de Jesús.