Descripción del Producto

La obra del Bachiller de la Pradilla, cathedrático de Santo Domingo, en gramática, poesía y rethórica salió del taller riojano de Arnao Guillén de Brocar. Se ha conocido gracias a un único ejemplar conservado, ahora en la BNE, del que se ofrece su reproducción facsimilar en esta edición. No consta el año de impresión, pero el estudio tipobibliográfico señero de Julián Martín Abad que encabeza este estudio, permite situar su edición en torno a 1503, a la vista de los tipos, el material xilográfico y la marca tipográfica utilizados. La obra tendrá una segunda edición, circa 1530 (se conoce igualmente un solo ejemplar, incompleto, en la BNE). Pedro Martín Baños traza las coordenadas vitales de su autor, su producción literaria (en su mayoría perdida), y el contexto histórico-literario en el que se imbrica esta obra.
Fernando Sánchez de la Pradilla (o Fernando de la Pradilla) fue discípulo de Nebrija. Su obra es un producto menor, cierto, pero con un indudable valor histórico, ‘arqueológico’, testimonio de una época y un horizonte cultural de un hombre de letras de la generación de los Reyes Católicos. Estamos ante un vademécum destinado a las aulas, que recoge escritos diversos, compuestos a lo largo de, al menos, una década: opúsculos gramaticales; una colección de poesías latinas divisible en tres categorías: religiosa, de circunstancias y de temática escolar (unos gozos marianos, una larga composición que poetiza los milagros de Santo Domingo de la Calzada, un poema tras la expulsión de los judíos, o elegías a la muerte del príncipe don Juan y de su hermana la princesa Isabel, reina de Portugal, entre otros). Pradilla cierra su obra de la mano de la instrucción retórica, proponiendo a sus discípulos una colección de veinticuatro cartas modelo en latín y en castellano. El interés y la rareza de esta edición, extraviada durante mucho tiempo, ha llevado a Ediciones Universidad de Salamanca a incorporarla a su colección, Textos Recuperados.