Descripción del Producto

Entre 1738 y 1801 la Universidad de Salamanca mantuvo una capilla de música propia cuya principal obligación era solemnizar la intensa vida litúrgica que discurría paralelamente a la académica. Directamente relacionado con esta actividad se fue generando un fondo de materiales musicales que se siguió engrosando incluso algunos años después de la desaparición de la propia capilla. Este fondo, inventariado alrededor de 1939 por Hipólito Galante y Antonio Gasparetti, está constituido por cerca de trescientas obras e ilustra la evolución de los gustos y prácticas musicales en la Universidad salmantina a lo largo de un periodo de más de ochenta años, partiendo de un incipiente estilo galante hasta llegar al más académico clasicismo. En él están presentes tanto los autores locales relacionados con la Universidad (Juan Antonio Aragüés, Manuel Doyagüe y Bernardo del Manzano), como maestros de otros centros de producción musical hispanos como Pedro Aranaz, Francisco Javier García Fajer, Luis Serra, o Juan y José Mir, así como algunos autores más alejados geográficamente, como es el caso de Tomaso Traetta, Bartolomeo Lustrini o Carl Stamitz.

En este volumen se realiza una catalogación sistemática de todo este material, incidiendo en los aspectos morfológicos, acompañada de una extensa colección de íncipits musicales. En el aparato crítico se incluyen concordancias, posibles atribuciones de autoría, dataciones, etc. La catalogación de este fondo de partituras ha puesto en evidencia algunas de las relaciones existentes entre la capilla catedralicia y la universitaria, así como la naturaleza de sus diversas prácticas interpretativas. Por otro lado, se han identificado numerosas obras anónimas, y constatado diversos aspectos de circulación musical en la España del setecientos.