Descripción del Producto

Con el título de Canciones Tradicionales Españolas, Ediciones Universidad de Salamanca, reedita un pequeño libro que salió a la luz en el año 1981 bajo el título algo diferente de Canciones Populares Españolas.
El cambio de términos, tradicional por popular, pretende matizar un aspecto importante de esta música: se entiende por popular lo que tiene autor conocido y que es asimilado y difundido por el pueblo, mientras que el concepto de tradicional hace referencia a algo que, siendo popular, llega a identificarse de tal manera con la idiosincrasia de un país o de un ámbito regional que se transmite de manera oral de generación en generación y se hace del pueblo, o mejor, el pueblo lo termina haciendo suyo.
Evidentemente tiene un autor primigenio y una fecha de composición, pero este trasvase generacional contribuye a que ambos se diluyan en el tiempo. Además surgen cantidad de variantes o versiones debido a la personalidad de cada interviniente, a las características del entorno y a infinidad de factores como los contactos con otras culturas, las migraciones, etc. Todas estas circunstancias convierten a esta música en algo diferente. Se trata de un proceso que se realiza de forma creativa a lo largo del tiempo y que resume mejor que ningún otro las características culturales comunes que definen un área geográfica determinada, o incluso ámbitos mayores como una región o un país. Hace referencia, por tanto, a un proceso creativo que suele abarcar mucho tiempo, en la mayoría de los casos varios siglos.
Todo lo anterior convierte a las canciones tradicionales en auténticas joyas históricas que han sabido trascender a un autor y fecha determinados añadiéndoles una serie de características que las identifican con lo más profundo del conocimiento popular.
El objetivo fundamental de este cancionero no es otro que realizar una profundización en el aprendizaje y conocimiento de la lengua castellana a través del estudio y la práctica de esta antología formada por una serie de temas extraídos de antiguas tradiciones, muchas de ellas hoy olvidadas o en desuso.
Evidentemente, para el estudiante de un idioma, el conocimiento de las costumbres y tradiciones del país originario de la lengua contribuye a enriquecer la idea que tiene del mismo, y amplía de una forma directa el concepto de cultura en el más amplio sentido de la palabra. De esta manera, el cancionero se convierte en una herramienta de primer orden a la hora de afianzar y de ampliar los conocimientos adquiridos en el proceso de aprendizaje.