Descripción del Producto

La bula Inter Gravissimas, expedida el 24 de febrero de 1582 por el papa Gregorio XIII, impuso un nuevo sistema de medición de tiempo: modificó el calendario juliano y ofreció uno nuevo, llamado a partir de entonces «calendario gregoriano», que es en la actualidad el aceptado como calendario civil de la humanidad. Salamanca y la medida del tiempo aborda la publicación y estudio de los proyectos elaborados por la Universidad de Salamanca para la reforma del calendario, uno redactado en el año 1515 y otro en 1578, ambos bajo la solicitud simultánea de papas (respectivamente León X y Gregorio XIII) y reyes (Fernando el Católico y Felipe II). La primera y más importante de las conclusiones a las que se llega es que la Universidad de Salamanca inventó en 1515 un procedimiento matemático que permitía enlazar en un cómputo convergente el distinto ritmo del Sol y de la Luna; y que lo hizo de forma tan exitosa como para haber sido este procedimiento el que finalmente ratificaron los expertos vaticanos y el propio pontífice como base de la reforma gregoriana del calendario. Éste es un logro científicamente relevante e historiográficamente desconocido, que demuestra, una vez más, la excepcionalidad de los conocimientos matemáticos y astronómicos existentes en el seno de la Universidad de Salamanca en la época del Renacimiento.