Descripción del Producto

Los mozárabes fueron pobladores autóctonos peninsulares que, a la llegada de los musulmanes, decidieron permanecer en su tierra, con sus costumbres, sus tradiciones y cultura, aunque a costa de cesiones y del pago de tributos. Al cabo de más de cuatro siglos, se produjo un cierto grado de arabización en sus formas de vida. Este libro cuenta el proceso de integración de la minoría mozárabe en la comunidad musulmana en sus diferentes etapas históricas, su vida cotidiana, sus luchas de identidad y su arte a través de un hipotético viaje por las pequeñas iglesias mozárabes que se conservan en la Península. Cuando Alfonso VI entró en Toledo en 1085, todavía encontró una numerosa comunidad mozárabe que, aunque escribía en árabe, había mantenido su fe. Finalmente, estas minorías quedaron aprisionadas por el apremio unificador cluniacense que entraba por los territorios cristianos del norte, mientras que por el sur sus huellas fueron arrasadas por el avance de almorávides y almohades. La conjunción de ambas dio como resultante la desaparición de una cultura de resistencia y de entendimiento.