Descripción del Producto

En estos días en que tanto proliferan los malos cuentistas, nos cabe la afortunada posibilidad de volver a los buenos clásicos e inspirarnos en ellos para relatar de forma peculiar los sucesos de nuestro mundo. He tratado de subirme a los hombros de esos gigantes, para, utilizando su ritmo, su urdimbre, o su sentido, reflexionar sobre algunos asuntos cotidianos.’

Peculiar y original visión que un economista nos ofrece de cuestiones actuales libremente traducidas a los modelos de los cuentos clásicos de nuestra infancia