Descripción del Producto

Este trabajo analiza los mecanismos que el estado y determinados colectivos reformistas utilizaron para excluir, en mayor o menor medida, a la comunidad católica y garantizar así la estabilidad del régimen anglicano. Se ha elegido la etapa Tudor como punto histórico de referencia para observar la evolución del discurso anticatóico desde sus orígenes, en la década de 1530, hasta su momento de mayor desarrollo, los últimos veinte años del siglo XVI, cuando las motivaciones religiosas y nacionalistas se unen para propiciar una acción colectiva contra Roma y sus seguidores. Los aspectos novedosos del estudio radican, de un lado, en su periodización y de otro en las fuentes primarias elegidas para realizarlo, esto es, obras dramáticas y panfletos políticos y doctrinales.