Descripción del Producto

Cuentan las historias que hubo tiempos en que la estética y el arte, así como sus teorías, no se encontraban tan fragmentados y revueltos como ahora. Tiempos remotos, sobre todo, en que, con la impagable ayuda de la metafísica y de la religión, las artes se ocupaban de una sola actividad: recrear belleza. El devenir histórico fue transformando la situación. La estética antes de la estética se comportaba monolíticamente. Pero después que se convierte en disciplina autónoma, parecen multiplicarse las tendencias, las corrientes, las posibilidades de acercamiento al arte. Y este mismo no tarda en comenzar un proceso de diversificación en prácticas y procedimientos.