Descripción del Producto

Los presupuestos y las tesis principales del positivismo han recuperado vitalidad, enriqueciéndose con argumentos y perspectivas nuevas. Diversos factores han tenido su parte en ello: el reparto de la herencia de Hart, el impacto de la obra de Dworkin, la toma de conciencia, cada vez más aguda, sobre el papel que desempeña la interpretación en el proceso de determinación de lo que cuenta como derecho, la renovación que ha experimentado la teoría de la argumentación práctica, y, no en último término, la reflexión sobre las dificultades que se presentan cuando se quiere dar cuenta del sistema jurídico de los Estados constitucionales en los términos de las teorías del sistema jurídico al uso. Todos estos factores, operando además en una coyuntura general de revitalización de la filosofía moral y política, han removido un terreno que durante décadas parecía firme.