Descripción del Producto

La «lección de historia ilustrada» que se presenta en este libro pretende ahondar en los frescos de la Sala de Batallas de El Escorial, pintada por artistas italianos a instancia de Felipe II, quizá el mecenas más importante de la segunda mitad del siglo XVI. Es la primera vez que estos frescos se muestran en color en un libro y su importancia radica no tanto en su calidad pictórica cuanto en su importancia para estudiar, desde una concepción antropológica y artística, la utilización de la representación de las guerras -un motivo de presencia escasa en la pintura española- como una forma de propaganda. Una concepción que entronca con la idea que los Austrias españoles tenían de las contiendas como «cruzadas contra los enemigos herejes», creyendo mantener un acuerdo con el Todopoderoso para conquistar a sus enemigos y garantizar así el reino del Señor.