Descripción del Producto

«Las imágenes de Antonio Blanco nos trasladan a una percepción inquietante (unheimlich) de la naturaleza, cuya referencia, aun pertenenciendo a las connotaciones del paisaje, ya no pertenece estrictamente a ese modelo consagrado de organización plástica. Podríamos denominar más bien micropaisajes a esas imágenes que nos dan la medida de su acción fotográfica. Porque es evidente que se trata de una forma de acción. Todo, en ellas, converge en una intencionalidad del gesto que comienza siendo el descubrimiento de un lugar -minuciosamente referido en sus títulos-, continúa en su encuadre, y, después, termina en su reconducción al dispositivo fotográfico. La naturaleza es, por tanto, un pretexto, es decir, algo que ocurre previamente a que el dispositivo fotográfico se lance sobre ella para reducirla a una imagen precisa, casi de laboratorio. Es como si, sobre el cuerpo de esa misma naturaleza, fuese posible buscar la materia de una escritura reveladora de otras realidades de la visión» (Bernardo Pinto de Almeida).