Descripción del Producto

«Los directores de la serie quisieron imaginar libros cuidados, desde su vestidura y su aspecto exterior -¡ay de los tiempos en los que era factible encuadernar a la holandesa con piel la tirada completa de un libro!-, su materia scriptoria, hasta los detalles mínimos en el terreno de la mise en texte y en page, normas internas de presentación y exigencia consistente en el trabajo, cosas que no eran tan normales en la comunidad científica de aquellos años.» [apud Pedro M. Cátedra, Los libros del SEMYR. 1988-2004, p. 15]