Descripción del Producto

La relación de Unamuno con la cultura francesa nació tempranamente y pasó por diversas etapas en las que alternaron la admiración y la crítica. Para D. Miguel, los franceses eran demasiado poco salvajes. Si bien reconocía a los franceses la gran virtud de ser medio de transmisión idóneo de otras culturas, el refinamiento, la sensualidad -incluso trivialidad- de los franceses chocaron a menudo con la reciedumbre y aspereza del filósofo español.«Basándose en los métodos de Gérard Génette, se ofrece aquí una sucinta discusión de los elementos principales del pensamiento de Unamuno, para luego examinar hasta qué punto encontraba almas gemelas en algunos de los escritores más comentados por él» (Victor Ouimette).