Descripción del Producto

La peculiar estética de Valle Inclán y el ímpetu o la «furia» creativa no sólo se vieron realzadas por una enorme riqueza léxica, sino que le empujaban a una manipulación preciosista del lenguaje y a añadir al significado tradicional de las palabras un contenido mucho más personal y emotivo. Este Valle Inclán como mago del lenguaje es analizado a través de sus obras teatrales. Tras un capítulo general sobre la estética del Marqués de Bradomín, el lingüista analiza su selva léxica mostrando en diversos apartados los galleguismos, arcaísmos, americanismos, gitanismos y neologismos de los que se vale para conseguir la «magia» teatral, así como su origen, utilización y significado. Un índice final de estos «ismos» da idea del trabajo realizado por el autor de este estudio.