Descripción del Producto

El respeto a la tradición sin negarse a las nuevas ideas marca el Renacimiento español y propicia las grandes obras del Siglo de Oro. Cervantes, hijo de su época, refleja esa actitud. Y, más en concreto, muestra un eclecticismo absoluto en su interpretación de la naturaleza como base de su concepción del mundo. Admitiendo del renacentismo italiano el carácter inmanente de la naturaleza, Cervantes se aparta al relacionarla con Dios. Y ésta es una particularidad cervantina analizada como «fideísmo» por el autor del trabajo. En sendos capítulos compara las ideas de Cervantes con sus contemporáneos en torno a temas como «Naturaleza creadora y naturaleza creada», la naturaleza y las fuerzas ocultas y el papel del hombre en la armonía de la naturaleza.